Prejubilación o despido.

Hace unos días escribía acerca del momento tan propicio para muchas compañías para “deshacerse” de personal y no crear una “mala sensación” en el mercado/sociedad ( Lo hacemos ahora, que nadie lo va a notar.. ).

En este post expuse mi opinión acerca de esta situación que para mi, no es más que una forma de “quitarse” de encima personas sin que a la sociedad transcienda el motivo real por el que se producen estas bajas, la mayoría de las veces en forma de prejubilación.

Hoy me encuentro con una justificación “económica” de mi razonamiento en este articulo: Prejubilar o despedir, ésa es la cuestión.

Resumiendo:

Un caso concreto

Este estudio indica que prejubilar a un trabajador de 56 años con 35 años de antigüedad en la empresa, con un salario bruto de 29.000 euros; y pagándole el 85% del salario neto hasta los 63 años de edad le costaría a la compañía 140.000 euros. Sin embargo, si se despidiera a este trabajador individualmente y se le abonara la indemnización legal de 45 días por año, sin aplicarle el máximo de 42 mensualidades, este coste se elevaría a 125.137 euros.

Si se tiene en cuenta que el coste de mantener a este empleado en activo hasta los 65 años ascendería a 229.700 euros, en el caso de que la empresa opte por la prejubilación, se ahorraría 89.200 euros; mientras que si decide despedir al trabajador, el ahorro sería de 104.563.

Esta claro que no sólo son factores económicos los que influyen estas decisiones, y por lo tanto la justificación de un ERE (expediente de regulación de empleo) por estos motivos debería ser estudiado más en profundidad por las autoridades para autorizarlo.