Los funcionarios y “su libro”

Los sindicatos pedirán una subida salarial del 3,8% para los funcionarios

“Ojiplático” se queda uno.

¿ Conoces a algún amigo que trabaje en el sector privado que en su empresa no haya EREs o despidos ?

¿ En que empresa privada se ha subido el sueldo este año ?

Pues al parecer los únicos que se lo merecen en este país son los funcionarios, y atención a las razones:

El 3,8% de incremento se divide los siguientes conceptos: 2%, de alza sobre los salarios; 0,5%, sobre los planes de pensiones; 1%, sobre las pagas extraordinarias; y un 0,3%, que se basa en incrementos de productividad de incentivos sobre el trabajo.

¿ Pero qué productividad ? De acuerdo que los salarios no serán muy elevados, pero tener un trabajo para toda la vida, salir del curro a las 3 de la tarde y tocarte …………  todo el día (si, es malo generalizar, pero en este caso el error debe rondar el +-1%)  …. no tiene precio.

He dudado si escribir la palabra “insolidarios”, pero creo que se merece aparecer en una entrada relacionada con este tema.

efectivamente, lo que necesitábamos.

Aún tengo la boca abierta y soy incapaz de cerrarla por mis própios medios… El jefe de los patronos quiere que los ERE no necesiten autorización de Trabajo.

Está claro que se necesita dinamizar el mercado de trabajo, pero desde mi punto de vista, y para España, este tipo de medidas, así como las anteriores propuestas del mismo personaje, me parecen más bien un intento de aprovechar la coyuntura para arrimar el ascua a su sardina.

Yo tengo otra propuesta, ¿ por qué no además del despido libre y obviemente con 0 días de indemnización, se permite que trabajemos sin contrato ? Es una manera más que efectiva de reducir la presión impositiva para las empresas y además dinamizamos el mercado de trabajo.

A no, que esto es España, una sociedad desarrollada donde no se puede abusar de los trabajadores!

Que hay que ayudar todos y acercar posturas, está claro, pero eso es una cosa y crear una posición de indefensión es otra.

Espero que no se le haga mucho caso a este individuo.

Para echarse a llorar.

Como para echarse a llorar es la siguiente noticia:

Los EREs afectaron a más de 95.000 trabajadores de enero a noviembre de 2008.

Da pena. Mucha pena. Sobre todo cuando detrás de esas cifras se piensa en las familias que se han visto afectadas. Si aún así no te da pena, ponte en la piel de cualquiera de los afectados y piensa tan sólo por unos minutos en buscar una salida para dicha situación. A mi me causa un agobio tremendo.

Ya he comentado en algún post anterior, que creo que sobre todo las grandes, han aprovechado el tirón mediático de la crisis, en unos casos para “rejuvenecer” su plantilla y en otros simplemente para sanear (exceso de contratación en algunos momentos sin justificación).

Si lo piensas friamente, el único responsable de tener que presentar un ERE es una mala, pésima planificación en todos los sentidos (económica, estratégica, de producción, etc …) de una empresa … aunque claro, esto es algo que seguro cada empresario justificaria a su manera.

Ese no es el tema. Lo que si me gustaría tratar aquí es si existen vías alternativas para no tener que llegar e estos extremos de despidos definitivos.

Algunas soluciones que me parecen, al menos, menos malas, son los EREs temporales, consistentes en el “despido temporal” de un trabajador, de manera que se mantiene el puesto de trabajo, aunque eso si, prestando menos servicio y por lo tanto haciéndose cargo la empresa de un menor coste. Fundamentalmente los he visto de 2 tipos, los que concentran todo el periodo de inactividad y los que intentan repartirlo a lo largo de año en forma, por ejemplo, de un día menos de trabajo todas las semanas del año. En ambos casos al menos hay una voluntariedad de no despedir, y si de buscar soluciones.

En otros casos, no sé si muchos, pero si sé de algunos, la idea no es ajustar la producción a la demanda, la idea es que aún habiendo tenido beneficios en el ejercicio anterior, se despide y prejubila sin más. Si realmente el ERE está provocado por una situación coyuntural, con origen en la famosa crisis, ¿ por qué no se buscan soluciones para paliar los posible perjuicios, y poder continuar con la actividad una vez acabe (o finalicemos) esta crisis ? Yo creo que la respuesta está clara, porque la crisis sólo es la excusa, no el origen.

Y a todo esto nuestros impuestos, o sea nosotros, somos los que estamos pagando los caprichos de algunos empresarios.

después de trabajar toda la vida …

.. me encuentro con que no tengo trabajo ¿ y ahora qué ?

Esto es lo que supongo estarán pensando, y en algunos casos (espero que no en muchos) pensarán los afectados por los diferentes Expedientes de Regulación de Empleo que últimamente estamos viendo aparecer (como en el anuncio de los Donetes, hasta de debajo de las piedras), y muchos autónomos también.

Las circunstancias son completamente diferentes en uno y otro caso, pero en el fondo la situación desemboca en algo muy similar: frustración y falta de motivación.

En el primer caso (ERE) te encuentras con que has desarrollado un trabajo para una compañía, quizá durante muchos años, en la que de buenas a primeras, y seguro que en más de un caso escudados por la “recesión” y la coyuntura global, presentan un expediente de regulación de empleo cuando el objetivo final del mismo es deshacerse de personal potencialmente en edad de prejubilación (habitualmente personal que tiene un coste elevado para la compañía por sus sueldos <engordado con los “trienios” de antigüedad>, aunque este es sólo el más evidente). Lamentablemente hoy por hoy el trabajo no es para toda la vida como ocurría con generaciones anteriores.

El caso de los autónomos es, si cabe, aún más hiriente. Están cotizando como el resto de trabajadores, y seguro que en algún caso  incluso más, no tienen horario de entrada y salida, de hecho ese derecho es casi un insulto para ellos, forman en gran medida la base del gran tejido empresarial de un país, y como contraprestación no tienen los mismos derechos en materia de desempleo que un trabajador por cuenta ajena. Se supone que al ser autónomo no tienen un salario fijo, pues su salario depende de lo bien o mal que lo sepan hacer, y claro en este mundo en el que o matas o te matan, los que intentan “ajustarse” a la legalidad están avocados a ser un trabajador por cuenta propia, con sueldo de uno por cuenta ajena. Con todo esto resulta que en momentos como el actual, la situación de un autónomo es, al menos, tan mala como la de los trabajadores por cuenta ajena, si no más.

Yo tengo la suerte de, hasta el momento, no haber pasado por ninguna de las dos situaciones anteriores: verme sin trabajo o sin posibilidad de generar ingresos, pero reconozco que la situación es como para deprimirse y mucho, sobre todo a ciertas edades en las que, por desgracia, no se es tan competitivo como una persona de 20/30 años por muchos motivos, algunos de ellos obvios.

En estas situaciones, las personas que realmente necesitan sentirse útiles y activas, ¿ qué pueden hacer ? Es una pena como la sociedad desaprovecha el conocimiento y experiencia acumulados.

Esperemos que esta situación no se prolongue en el tiempo y encontremos soluciones.

Lo hacemos ahora, que nadie lo va a notar..

Una de las palabras (acrónimo en realidad) que con mayor frecuencia podemos leer, escuchar y ver en las noticias últimamente es ERE (Expediente de Regulación de Empleo).

Puedo comprender que haya sectores y empresas afectados, en mayor (inmobiliarias) o menor medida, pero que de forma generalizada a todas las empresas les “sobre” gente, me parece un exceso. ¿ No será que también es el momento para deshacerse de trabajadores sin crear mala fama en el mercado/sociedad ? Como estamos en crisis si despido gente hoy, mañana cuando pase el temporal, la sociedad ni se acordará, porque al igual que yo lo han hecho otras tantas empresas. MI IMAGEN NO SE VERÁ AFECTADA.

La manera de buscar soluciones a esto de la escasa demanda, varian en función, según mi punto de vista, de la intencionalidad de la compañia que despide. Las hay que buscan la forma de mantener todos los empleos, eso si repartiendo entre “todos” (sobre esto habría que profundizar más) la situación de crisis, como es el caso del fabricante de automóviles SEAT, y otros que aún habiendo obtenido resultados y dado dividendos, también se quieren apuntar al carro. Para mi queda claro quien busca una solución para todos y quien busca tan sólo librarse de costes de estructura.

Que no vivimos en una época de bonanza, está claro, pero la ética con la que en las universidades actuales se dice que se deben gestionar las empresas, creo que es algo tan sólo teórico, porque a los mismo que gestionan empresas que dadas las circunstancias descritas arriba (beneficios + dividendos) pretenden despedir empleados, algún grupo de iluminados les da el premio al mejor directivo del año.

De nuevo, y como casi siempre, estamos en el lado equivocado, en el de las marionetas.