Si trabajas en BMW, ¿por qué no compras uno?

BMW insta a sus empleados a que cambien sus coches de otras marcas por los de la firma

Esto me lleva a las siguientes conclusiones:

  1. Los empleados de BMW ganan un “pastizal”.
  2. La empresa subvenciona parte del precio del coche.

Supongo que los precios de esta marca de automóviles en Alemania será algo más baja que aquí en España, y supongo, también, que el poder adquisitivo de los alemanes al ser más alto que el Español, permitirá comprar un BMW como el que en España compra un SEAT (no tengo nada contra la marca patria, propiedad, por cierto, del grupo Alemán VAG).

Hace poco, leía otra noticia sobre algo parecido (Microsoft veta a sus empleados el uso del iPhone y la Blackberry). Reflexionando sobre ello, creo que los directivos de compañías que se ven obligados a invitar, y en algún caso a coaccionar, a sus empleados para usar productos propios, deberían a su vez reflexionar sobre el tema y hacerse algunas preguntas:

  1. ¿ Por qué mis empleados deciden usar productos de la competencia en lugar de los propios ?
  2. ¿ Puedo obtener algún beneficio del hecho de que mis empleados usen otras marcas ?
  3. y seguro que muchas otras más.

La verdad es que si todas las compañias obligaran a hacer lo mismo, en Ferrari no trabajarían nada mas que los “jeques”!!! vaya imagen, ¿ no ?

Para echarse a llorar.

Como para echarse a llorar es la siguiente noticia:

Los EREs afectaron a más de 95.000 trabajadores de enero a noviembre de 2008.

Da pena. Mucha pena. Sobre todo cuando detrás de esas cifras se piensa en las familias que se han visto afectadas. Si aún así no te da pena, ponte en la piel de cualquiera de los afectados y piensa tan sólo por unos minutos en buscar una salida para dicha situación. A mi me causa un agobio tremendo.

Ya he comentado en algún post anterior, que creo que sobre todo las grandes, han aprovechado el tirón mediático de la crisis, en unos casos para “rejuvenecer” su plantilla y en otros simplemente para sanear (exceso de contratación en algunos momentos sin justificación).

Si lo piensas friamente, el único responsable de tener que presentar un ERE es una mala, pésima planificación en todos los sentidos (económica, estratégica, de producción, etc …) de una empresa … aunque claro, esto es algo que seguro cada empresario justificaria a su manera.

Ese no es el tema. Lo que si me gustaría tratar aquí es si existen vías alternativas para no tener que llegar e estos extremos de despidos definitivos.

Algunas soluciones que me parecen, al menos, menos malas, son los EREs temporales, consistentes en el “despido temporal” de un trabajador, de manera que se mantiene el puesto de trabajo, aunque eso si, prestando menos servicio y por lo tanto haciéndose cargo la empresa de un menor coste. Fundamentalmente los he visto de 2 tipos, los que concentran todo el periodo de inactividad y los que intentan repartirlo a lo largo de año en forma, por ejemplo, de un día menos de trabajo todas las semanas del año. En ambos casos al menos hay una voluntariedad de no despedir, y si de buscar soluciones.

En otros casos, no sé si muchos, pero si sé de algunos, la idea no es ajustar la producción a la demanda, la idea es que aún habiendo tenido beneficios en el ejercicio anterior, se despide y prejubila sin más. Si realmente el ERE está provocado por una situación coyuntural, con origen en la famosa crisis, ¿ por qué no se buscan soluciones para paliar los posible perjuicios, y poder continuar con la actividad una vez acabe (o finalicemos) esta crisis ? Yo creo que la respuesta está clara, porque la crisis sólo es la excusa, no el origen.

Y a todo esto nuestros impuestos, o sea nosotros, somos los que estamos pagando los caprichos de algunos empresarios.

Lo hacemos ahora, que nadie lo va a notar..

Una de las palabras (acrónimo en realidad) que con mayor frecuencia podemos leer, escuchar y ver en las noticias últimamente es ERE (Expediente de Regulación de Empleo).

Puedo comprender que haya sectores y empresas afectados, en mayor (inmobiliarias) o menor medida, pero que de forma generalizada a todas las empresas les “sobre” gente, me parece un exceso. ¿ No será que también es el momento para deshacerse de trabajadores sin crear mala fama en el mercado/sociedad ? Como estamos en crisis si despido gente hoy, mañana cuando pase el temporal, la sociedad ni se acordará, porque al igual que yo lo han hecho otras tantas empresas. MI IMAGEN NO SE VERÁ AFECTADA.

La manera de buscar soluciones a esto de la escasa demanda, varian en función, según mi punto de vista, de la intencionalidad de la compañia que despide. Las hay que buscan la forma de mantener todos los empleos, eso si repartiendo entre “todos” (sobre esto habría que profundizar más) la situación de crisis, como es el caso del fabricante de automóviles SEAT, y otros que aún habiendo obtenido resultados y dado dividendos, también se quieren apuntar al carro. Para mi queda claro quien busca una solución para todos y quien busca tan sólo librarse de costes de estructura.

Que no vivimos en una época de bonanza, está claro, pero la ética con la que en las universidades actuales se dice que se deben gestionar las empresas, creo que es algo tan sólo teórico, porque a los mismo que gestionan empresas que dadas las circunstancias descritas arriba (beneficios + dividendos) pretenden despedir empleados, algún grupo de iluminados les da el premio al mejor directivo del año.

De nuevo, y como casi siempre, estamos en el lado equivocado, en el de las marionetas.

“Cosas malas” del software propietario .. porque también las tiene.

Leo en el artículo “¿Tecnología obsoleta? Pásese al ‘software’ libre” las implicaciones legales de “copiar” software que el fabricante ya no quiere vender, pero que es una pieza clave para tu empresa. En el caso expuesto además se dan ciertas circunstancias hipotéticas que hacen que sólo se pueda usar ese elemento “retirado del mercado”.

Que el software propietario tiene un “soporte” mejor “más interesado”  que el equivalente en Open Source, es innegable, pero es que por eso, entre otros conceptos, pagas. El problema viene cuando ese software PROPIETARIO, porque debes recordar que sólo compras la licencia de USO, nunca el sotware, se convierte en pieza clave para tu empresa. La paradoja: Un elemento clave para mi negocio es propiedad de otro. Imaginemos (que esto si es gratis), que el propietario decide unilateralmente, porque además está en su derecho o por requisitos legales, eliminar una funcionalidad del producto que es justo la que en tu empresa concentra el 70% de su importancia vital. ¿ Qué puedes hacer ? Pues bajo estas premisas, más vale que el producto pertenezca a una empresa dispuesta a hacer excepciones, que no lo están todas debido al coste de mantener “versiones” diferentes, para clientes diferentes de un producto. Por ejemplo, mucho me temo que el principal fabricante de Sistemas Operativos, Procesadores de texto, hojas de cálculo, etc … No va a apreciar tu problemas como tal.

Desde mi criterio una aplicación Software (sea del tipo que sea) no es lo mismo que, por ejemplo, un coche desde el punto de vista de la fabricación. Para comprar, por ejemplo, un SEAT 600 recién salido de la cadena de producción, el fabricante tendría que para la producción actual y montar una cadena de producción ajustada al vehículo que demandamos, para poderlo fabricar. Sin embargo para comprar una LICENCIA de uso de una de las primeras versiones del Sistema Operativo para ordenadores de sobremesa más conocida y que hace solo unas semanas se ha retierado del mercado, el fabricante tendría que coger un CD y copiarlo. (Un producto Software se fabrica una vez, se genera un “master”, copia maestra, y se duplica, NO ES NECESARIO CAMBIAR NADA EN LA “CADENA DE PRODUCCIÓN”). Como se puede apreciar las implicaciones en uno y otro caso son muy distintas.

El artículo completo, y recomendable su lectura, en la Web donde lo he leído.

marejada, ¿ a fuerte marejada ?

Para que vamos a engañarnos, que estamos en un momento a nivel global muy, muy crítico, no es nada que a estas alturas tenga que sorprendernos.

También es cierto que en estás situaciones lo peor que se puede hacer es adoptar una actitud alarmista, pues se entra en una espiral de la que es muy difícil salir, cosa que por otro lado, creo que es precisamente lo que está ocurriendo.

El origen de toda esta crisis global es el sector financiero, más concrétamente el sector financiero de USA (que a su vez tiene otro origen!!). En Europa al final nos hemos vistos inducidos por los problemas del otro lado del charco (vale, no es exactamente así, es algo más complejo) y todas las entidades financieras se han “cerrado”, provocando primero problemas a nivel de entidades (no se prestan dinero, algo fundamental para el buen funcionamiento de la maquinaria) y posteriormente, como es normal, estos han transcendido a nivel de los clientes (empresas y ciudadanos de a pie) con los problemas que todos conocemos. (Que esto se podía haber evitado es otra historia).

Mi percepción y la de algunas personas con las que he comentado el tema, alguno de ellos emprendedores, recién estrenados, es que lo que estamos viviendo es una “crisis psicológica”, que indudablemente afecta a todos los sectores y en concreto al sector de las TIC en gran medida.

Todas las grandes cuentas “clientes” están en proceso de optimización de costes (en muchos casos siendo este el único parámetro a tener en cuenta, olvidándose de otros tan importantes como la calidad) y ello hace que los proveedores de TIC tengan que buscar soluciones, en países emergentes como China.

Sobre el papel esto es lo que se ha hacer, reducir costes y aprovechar el tirón de los países emergentes. Pero ¿ realmente esto es una solución o tan sólo una forma de capear el temporal ?

Mis últimas vacaciones han sido en China, y entre otros lugares he tenido oportunidad de visitar algunas de las zonas donde se ha asentado la industria que ha dado y da de soporte a las empresas occidentales.

Algunas  reflexiones mías y puntualizaciones de personas del país:

  • Entre mayo y julio de este año, en la zona de mayor industrialización han cerrado 400 empresas. (Vaya aquí también ha llegado la crisis)
  • Una vez se les da el conocimiento de como producir, el coste de producir, puede aumentar de repente y te ves en la necesidad de buscar “otro productor”. ¿ Qué pasa después con la empresa que producía anteriormente y a la que se le ha dado el conocimiento ? Efectivamente, el origen de las “réplicas”.
  • Si actualmente son un país emergente en el que el coste es menor, cuando sean un país desarrollado, con precios y necesidades de países desarrollados, ¿ quién va ha ser la fábrica de occidente ?
  • Evidentemente además en un futuro, ya contarán con los conocimientos necesarios como para no depender de empresas occidentales.

La verdad es que el futuro no pinta demasiado bien en general para nuestro modelo económico, que como ya se empieza a oír, necesita de “ligeros retoques”.

¿ Final de un ciclo ?

Cómo elegir

Es muy típico escuchar a alguien que lleva usando una aplicación informática durante algún tiempo que no usa ni el 25% (en el mejor de los casos) de las funcionalidades que trae de serie dicha aplicación. ¿ Por qué pagar entonces el 100% cuando sólo se usará un 25% ?

La respuesta es fácil, para poder reducir los costes de fabricación del producto, en este caso de una aplicación informática, se debe “producir en serie” (en el argot TI desarrollos estándar) de manera que permita llegar con el mismo tiempo de producción (desarrollo) al máximo número de usuarios. De esta manera pagaremos el 100% del precio para usar sólo ese 25%, claro que el 100% del precio de un producto estándar suele ser bastante más económico que el 100% (que sólo cubrirá el 25%) de un producto a medida.

Las virtudes de los productos estándar, sobre todo en la pyme, son más que evidentes. El ahorro en costes lo podemos ver desde dos puntos de vista, económicamente y en tiempo, que al fin y al cabo se convierte en una cuestión económica también. Es importante tener en cuenta el aspecto “coste en tiempo”, pues según el caso puede representar un esfuerzo mayor para la empresa, y a menor número de usuarios de la aplicación, mayor coste en tiempo, pues evidentemente si sólo tiene 2 usuarios la aplicación y uno está dedicado en parte a “apuntar”, probar y comunicar al proveedor los errores, estaremos pagando a una persona para que “depure” (busque funcionalidades requeridas, compruebe el correcto funcionamiento de las desarrolladas, etc…).

Tan sólo por este aspecto (coste en tiempo) y a no ser que la gestión y necesidad de la empresa sea algo muy específico, en el 99,9% de los casos deberíamos optar por aplicaciones estándar.

Una vez que ya sabemos por qué hemos elegido una aplicación estándar, tendremos que evaluar las que en principio dan cobertura funcional a nuestros requisitos (gestión de nuestra empresa) al menor coste posible (como es obvio). El problema es ¿ cómo decidir cuando una aplicación merece o no la pena el esfuerzo económico ? Aquí tenemos que buscar razones objetivas para poder medir con la misma unidad. Por ejemplo, ¿ cuántas personas necesitaríamos y cuanto tiempo dedicarían a realizar la gestión de manera manual ? Con esto ya tenemos una medida base sobre la que calcular lo que nos vamos a ahorrar. Ahora tan sólo se trata de elegir una metodología de evaluación económica de proyectos para poder comparar las diferentes alternativas. Es importante tener en cuenta que el coste de la aplicación no es el único que tendremos que sopesar, además tendremos que añadir:

  • Coste de mantenimiento anual de la aplicación, cuando aplique (sea posible y se desee incurrir en él, que debería ser siempre)
  • Coste de hardware para alojar la nueva aplicación. Aquí siguiendo la arquitectura típica de las aplicaciones actuales tendremos que hacernos las siguientes preguntas:
    • ¿ es necesario nuevo Hardware para ejecutar la aplicación en el “Servidor” ?
    • ¿ es necesario actualizar/cambiar el hardware de los puestos ? En muchos casos la obsolescencia de los puestos hace que esto sea un coste añadido.
  • Formación de los usuarios

Como se puede ver, tomar la decisión correcta conlleva tener en cuenta muchos factores.

Es obvio que estas son las consideraciones generales, y dependiendo de cada circunstancia, habrá que valorar otras muchas más.

Des-desarrollando

Hoy leo algo que me sorprende aún más que la caravana provocada por la huelga de transportes de ayer.

Sinceramente ¿ alguien en la comunidad económica europea cree que ampliando el horario laboral vamos a solucionar los problemas derivados de la deslocalización ? Porque que no nos engañen, pero esta es una medida que en el fondo intenta paliar ese problema. La verdad es que yo pensaba que la clase política Española estaba lejos de los ciudadanos, pero veo que no son los únicos!

¿ Qué ha ocurrido con las bonitas intenciones de la conciliación de la vida laboral y personal ? Supongo que la idea será que tu familia pueda irte a visitar a tu lugar de trabajo…

Lamentable. ¿ Nos estaremos volviendo locos ?

De las pocas veces que coincido con el gobierno, esta es una de ellas!

¿ Trabajar 13 horas al día va a hacer que seamos mas productivos, o tan sólo que dediquemos más tiempo (que no tiene por qué ser efectivo) a “estar” en nuestro puesto de trabajo ?

Creo que es indignante que alguien (mente occidental) llegue tan sólo a pensar en la posibilidad, pero esta claro que no sólo lo ha pensado, sino que ha conseguido que alguien (bastantes) le secunde.

El sábado justo hablábamos del problema de la competitividad de la empresa occidental ante los paises en vías de desarrollo, hacia donde se está llevando gran parte de la producción de las empresas (de cualquier sector tanto de productos como de servicios) con el fin de reducir costes y ser más competitivos en mercados occidentales. (ya hablé de algo relacionado con el tema). Una de las frases que resume perfectamente el problema y que apuntó una de las personas en la conversación es:

¿ Si se lleva toda la producción fuera para reducir costes y por lo tanto puestos de trabajo en nuestro país se pierden en favor de puestos de trabajo en los paises en vías de desarrollo, como vamos a poder adquirir a precios occidentales si no tendremos ingresos suficientes para ello ?

En esta frase se resume perfectamente el problema con el que tarde o temprano nos tendremos que enfrentar tanto los “curritos”/consumidores como las empresas/deslocalizadoras.

¿ Es este modelo económico un buen modelo ?
¿ Estaremos cerca de un punto de inflexión en la actual organización económica mundial ?

Lo “jodido” es que mientras tanto, siempre sufrimos los efectos los mismos.

Mala influencia…

Hace unos días (sólo comento información de hace unos días???) leí esta noticia. Como resumen:

Nowack ha explicado que los jefes “inadecuados” están detrás del estrés del trabajador, de gran parte de las bajas laborales y de una menor productividad, además de los abandonos de las empresas. Los grupos de trabajo mal gestionados son, de media, un 51% menos productivos y un 44% menos rentables que los bien dirigidos.

Supongo que a nadie sorprende, pero lo que me parece reseñable es que se haya medido objetivamente. Como todo, cuando algo es medido desde un punto de vista objetivo (con cifras) es más impactante y suele tener un efecto e impacto mayor.

Desde mi punto de vista un jefe no se hace, nace. Me explico. Un directivo no es mejor por conocer muchas teorías de management, por tener el beneplácito de su inmediato superior para “ordenar y mandar”, además necesita de cualidades innatas que le hacen tener un halo de algo invisible que le concede “el poder”, casi divino, para influir en los demás. Si a este tipo de personas le sumamos una correcta formación, tenemos a alguien con aptitud y actitud (esto recuerdo habérselo oído hasta la saciedad a mi profesor de RRHH del MBA).

La aptitud es algo que se va adquiriendo con el tiempo y los cursos de formación que se van realizando, y con ese mismo tiempo alguien sin preparación puede llegar a ser un experto en cualquier materia. ¿ Por qué matizo que “puede llegar a ser” ? Porque depende de su actitud, algo innato y aunque en cierto modo moldeable, es muy difícil … bueno al menos a priori poco “corregible”. La aptitud se consigue, la actitud se posee. Digamos que si tuviésemos que medir cada una de ellas, la primera se mediría con el CI y la segunda con algún tipo de escala de la Inteligencia Emocional.

Creo que la actitud (como afrontas y solucionas problemas) es incluso mas importante que la aptitud (para lo que estas preparado). Puedes ser el número 1 de tu promoción en la carrera que quieras, que como no sepas desenvolverte en tu entorno, estas acabado antes de empezar. Siempre pongo como ejemplo a un compañero que tuve hace ya algunos años (unos 10, que lejos queda!!!). Este hombre entro en la compañía porque era el numero 1 su carrera (Ingeniero Superior en Informática) y porque el propietario de la compañía tenía algún tipo de relación con la familia de esta persona. Realmente era un tío brillante y con unos conocimientos teóricos muy amplios y profundos, pero le faltaban los “skills” (como dicen las consultoras de RRHH) sociales necesarios. Duro 3 o 4 meses en la empresa, no recuerdo exactamente. Por el contrario nuestro jefe (era jefe directo de los dos) no había tenido relación con la informática hasta unos 6/7 años antes (que yo recuerde), cuando paso de ser un director de oficina de una sucursal bancaria aficionado a los ordenadores a director de I+d. La diferencia, este último movía a la gente, la ilusionaba (y no defraudaba) se entusiasmaba y lo trasmitía, tenía claro lo que quería y esta focalizado en conseguirlo. Esta persona a sido una de las que más han influido en mi trayectoria profesional, y a la que le estaré eternamente agradecido, aunque creo que nunca se lo comunique … (vaya esto tengo que comunicárselo antes de irme al otro barrio, donde no hay internet!! Gracias Antonio)

Además de todas estas divagaciones, otro de los aspectos que me parece importante comentar es la “preparación para ser jefe”. Está claro que es algo que al 90% de la población le interesa. Ejercer poder sobre los demás nos llama a todos. Sin embargo “ser jefe” (dirigir personas) no es tarea fácil y en muchas empresas, sino en todas las que conozco tienden a ir ascendiendo a los “técnicos” más memorables (que no siempre venerables) sin tener en cuenta más aspectos que la antigüedad, la familiaridad/consanguinidad/amistad. Dirigir personas no es lo mismo que conocer una tecnología determinada donde el comportamiento de la máquina, lenguaje de programación, etc … esta previsto en un 99,9%. Dirigir personas significa poner de acuerdo, convencer y alinear a personas con INTERESES COMPLETAMENTE DIFERENTES y en algunos casos opuestos. Significa por tanto, además de poseer “el poder” que comentaba un poco más arriba, conocer las herramientas necesarias y como aplicarlas. Creo que al menos en este país y en este sector (TI) en el que yo me muevo no se diferencia suficientemente las carreras profesionales Técnicas y Directivas, al contrario que en otros países. Obviamente a medida que vas teniendo más responsabilidades, has de recibir y aplicar ciertas habilidades directivas, pero no es lo mismo si tu responsabilidad esta directamente relacionada con la dirección de personas que con cualquier otro ámbito más técnico.

Moraleja: NO TODO BUEN TÉCNICO TIENE POR QUÉ SER BUEN “JEFE”.

Hoy no me puedo levantar (..o no quiero)

Hace unos días leía esta noticia, según la cual el 22% de los empleados de la comunidad de Madrid (funcionarios) y el 4% de los empleados de empresas privadas no asisten a su lugar de trabajo por bajas médicas o permisos.

Es obvio que el trabajo, al ser una actividad “obligatoria” para la gran mayoría de los habitantes de este planeta, no se realiza con el mismo entusiasmo que se realizan actividades elegidas libremente, y es obvio, también que es una cuestión de motivación. Según Douglas McGregor (D. McGregor en inglés y en castellano), la definición de motivación es:

“La motivación refleja el deseo de una persona de llenar ciertas necesidades. Puesto que la naturaleza y fuerza de las necesidades específicas es una cuestión muy individual, es obvio que no vamos a encontrar ninguna guía ni métodos universales para motivar a la gente”

Según McGregor la actitud del directivo se modifica en función de como este “percibe” a sus empleados, existiendo 2 posiciones extremas, Teorías X e Y.

Según la Teoría X, el directivo percibe a sus empleados como simples y llanos “escaqueados”, sin ningún tipo de implicación y dedicando el menor esfuerzo posible a todo lo relacionado con la compañía en la que trabaja (esta es una definición muy simplista y de cosecha propia). Por el contrario, la Teoría Y, moviéndose al extremo completamente opuesto, dice que el directivo percibe a sus empleados como personas implicadas, con iniciativa y dispuestas a afrontar responsabilidades, en definitiva implicados con la compañía.

La manera de ejercer la dirección en función de cada una de estas 2 teorías es, también, completamente opuesta. Si bien en el caso de la Teoría X, el directivo será autocrático, estricto y rígido con sus empleados, en el caso de la Teoría Y, se comportará de una manera democrática, delegativa y flexible, entre otros adjetivos.

Ahora tan sólo tienes que recordar a tu “jefe” y conocerás que piensa de ti .. de sus empleados. 😉

Más recientemente se desarrolló la Teoría Z (de William Ouchi, inglés), según la cual se debe buscar una relación de “larga duración” y confianza entre empresa y empleado. Típica de las organizaciones Japonesas.

Existen más teorías de este tipo, pero las más conocidas en este ámbito son estas 3.

La existencias de tantas teorías no hace más que refrendar lo complicado del asunto. Motivacionalmente hablando, todos somos diferentes y tenemos diferentes necesidades, aquí también aplica la teoría de la pirámide de Maslow (Abraham Maslow) y el estadio personal en el que nos encontramos, y por lo tanto lo que para una persona puede ser altamente motivante, puede tener el efecto opuesto para la que se sienta a su lado.

¿ En que puede radicar la diferencia entre los 2 porcentajes presentados al principio de este artículo ? Porque no creo que las personas que trabajamos para la empresa privada, tengamos un porcentaje de motivación tan diferente como muestran los porcentajes. Si atendemos a las teorías expuestas se podría achacar algún grado de responsabilidad en este porcentaje de absentismo a los diferentes directivos que trabajan en las administraciones públicas (al menos en Madrid, de donde proceden estos datos) . Pero personalmente aunque supongo que alguna responsabilidad tendrán los directivos “públicos”, creo que hay un par de factores aún más influyentes: El “acomodamiento” y la seguridad.

Históricamente las épocas en las que menos desarrollo tecnológico ha habido, coinciden con aquellas en las que el factor mano de obra salía más barato, cuando se usaban esclavos. De alguna manera, y por asimilar las dos situaciones, a mayor grado de seguridad y menor competencia, mayor grado de “acomodamiento”. ¿”Si esto lo tengo seguro, para que hacer <excesos>”? No quiero con esto decir que no esté a favor del empleo público, que si lo estoy, pero entendido y gestionado de otra manera, sobre todo cuando lo que está en juego, en parte, es mi dinero.

————————–

Enlaces que he encontrado interesantes y en los que he basado este artículo:

http://www.monografias.com/trabajos15/motivacion/motivacion.shtml

http://jamurblan.wordpress.com/2008/03/25/la-teoria-x-e-y-de-douglas-mcgregor-en-la-informatica/

http://www.12manage.com/methods_mcgregor_theory_X_Y_es.html

http://www.wikilearning.com/monografia/la_motivacion-teorias_x_y_y_de_mc_gregor/16110-7

http://www.gueb.org/motivacion/Teoria-X-Teoria-Y-McGregor