Creación de documentos PDF

Uno de los estándares de facto en el intercambio de documentación on-line es el formato PDF de Adobe. El que se haya convertido en un formato ampliamente utilizado no es tan sólo por el marketing que detrás de él hay, que lo hay, si no por ser un formato seguro y flexible.

Como de lo que pretendía hablar en este post no es en si del formato, si no de herramientas para la creación de documentos en dicho formato, no haré aquí “defensa a ultranza” del PDF. Supongo que el 99% de los que leáis esto (si no el 100%) habréis recibido en alguna ocasión un correo electrónico con un fichero adjunto en este formato.

El cómo “leer” (gratuitamente) estos documentos esta claro Adobe (r)  Reader (r) :

Obtener Adobe Reader

¿ Cómo generarlos ?

Lo primero que necesitamos conocer es hasta que punto vamos a necesitar usar las funcionalidades que este formato permite. La opción más completa la proporciona, también el propio fabricante (como es obvio) Adobe Acrobat Pro (r). Aunque claro esta no la más barata.

En la mayor parte de los casos tan sólo necesitaremos que un documento que hemos escrito, una factura que se ha generado con nuestro ERP, etc … sea convertida a PDF. Si es esta nuestra necesidad, sólo la “impresión” SIN EDICIÓN de documentos PDF, las alternativas gratuitas son varias y con resultados más que aceptables.

En mi caso (y para Windows (c)), después de mucho buscar me quedo con Pdf Creator de PdfForge. Es tan sencillo como a la hora de imprimir CUALQUIER “DOCUMENTO/COSA” elegir como impresora “PDFCreator”.

Por partes. Lo primero descargarlo (está incluida la traducción al Castellano). Obviamente lo que va después es la instalación del fichero descargado. Una vez instalado se generará una nueva impresora en nuestro sistema y ya estaremos en disposición de generar documentos PDF que podremos enviar a nuestros clientes!.

El proceso de impresión es bastante sencillo, una vez seleccionada la impresora “PDFCreator” y pulsado “imprimir”, nos aparecerá una pantalla como esta:

En ella podremos indicar la información básica del documento y posteriormente elegir entre Poner en cola de impresión, eMail y Guardar, además de acceder a la pantalla de opciones del documento donde entre otras cosas podremos limitar con contraseña los permisos del documento.

Si elegimos Poner en cola de impresión, tendremos la opción posteriormente de fusionar varios PDF en un único fichero, entre otras cosas. La opción eMail no necesita mucha más explicación y la última, Guardar nos pedirá que indiquemos donde y con que nombre se debe generar el nuevo documento PDF.

¡¡Y ya está!! Ya tenemos un PDF en toda regla.

Importante: en el momento de la instalación, podremos indicar que deseamos realizar una instalación “en Red” de manera que otros PCs puedan tener acceso a la impresora “PDFCreator” através de la red, o como impresora local.

Cómo elegir

Es muy típico escuchar a alguien que lleva usando una aplicación informática durante algún tiempo que no usa ni el 25% (en el mejor de los casos) de las funcionalidades que trae de serie dicha aplicación. ¿ Por qué pagar entonces el 100% cuando sólo se usará un 25% ?

La respuesta es fácil, para poder reducir los costes de fabricación del producto, en este caso de una aplicación informática, se debe “producir en serie” (en el argot TI desarrollos estándar) de manera que permita llegar con el mismo tiempo de producción (desarrollo) al máximo número de usuarios. De esta manera pagaremos el 100% del precio para usar sólo ese 25%, claro que el 100% del precio de un producto estándar suele ser bastante más económico que el 100% (que sólo cubrirá el 25%) de un producto a medida.

Las virtudes de los productos estándar, sobre todo en la pyme, son más que evidentes. El ahorro en costes lo podemos ver desde dos puntos de vista, económicamente y en tiempo, que al fin y al cabo se convierte en una cuestión económica también. Es importante tener en cuenta el aspecto “coste en tiempo”, pues según el caso puede representar un esfuerzo mayor para la empresa, y a menor número de usuarios de la aplicación, mayor coste en tiempo, pues evidentemente si sólo tiene 2 usuarios la aplicación y uno está dedicado en parte a “apuntar”, probar y comunicar al proveedor los errores, estaremos pagando a una persona para que “depure” (busque funcionalidades requeridas, compruebe el correcto funcionamiento de las desarrolladas, etc…).

Tan sólo por este aspecto (coste en tiempo) y a no ser que la gestión y necesidad de la empresa sea algo muy específico, en el 99,9% de los casos deberíamos optar por aplicaciones estándar.

Una vez que ya sabemos por qué hemos elegido una aplicación estándar, tendremos que evaluar las que en principio dan cobertura funcional a nuestros requisitos (gestión de nuestra empresa) al menor coste posible (como es obvio). El problema es ¿ cómo decidir cuando una aplicación merece o no la pena el esfuerzo económico ? Aquí tenemos que buscar razones objetivas para poder medir con la misma unidad. Por ejemplo, ¿ cuántas personas necesitaríamos y cuanto tiempo dedicarían a realizar la gestión de manera manual ? Con esto ya tenemos una medida base sobre la que calcular lo que nos vamos a ahorrar. Ahora tan sólo se trata de elegir una metodología de evaluación económica de proyectos para poder comparar las diferentes alternativas. Es importante tener en cuenta que el coste de la aplicación no es el único que tendremos que sopesar, además tendremos que añadir:

  • Coste de mantenimiento anual de la aplicación, cuando aplique (sea posible y se desee incurrir en él, que debería ser siempre)
  • Coste de hardware para alojar la nueva aplicación. Aquí siguiendo la arquitectura típica de las aplicaciones actuales tendremos que hacernos las siguientes preguntas:
    • ¿ es necesario nuevo Hardware para ejecutar la aplicación en el “Servidor” ?
    • ¿ es necesario actualizar/cambiar el hardware de los puestos ? En muchos casos la obsolescencia de los puestos hace que esto sea un coste añadido.
  • Formación de los usuarios

Como se puede ver, tomar la decisión correcta conlleva tener en cuenta muchos factores.

Es obvio que estas son las consideraciones generales, y dependiendo de cada circunstancia, habrá que valorar otras muchas más.

Parches que “estropean”

La semana pasada aparecía una noticia en varias publicaciones electrónicas (esta y esta por ejemplo) informando de un grave problema de seguridad que podía afectar globalmente a todos los usuarios de Internet. Entre otras cosas se decía que todas las empresas afectadas habían colaborado y que estaban sacando parches para solucionar el problema, Microsoft entre ellas.

Según he podido conocer por alguien muy cercano, la instalación del parche que Microsoft publicó para Windows XP, en conjunción con el uso del firewall (corta fuegos) ZoneAlarm, inhabilitó, en el caso de esta persona, el acceso a internet. Suerte que no es un “principiante” y relacionó la actualización del parche, con la perdida de acceso, también es verdad que comprobó que desde otro puesto si era posible acceder, por lo que descartó problemas en el proveedor de ADSL.

En este caso la desinstalación del parche (a través del icono en el panel de control de “agregar y quitar programas”) solucionó el inconveniente.

Hoy leo esto, que confirma y corrobora la experiencia sufrida por esta persona la semana pasada.

Esta circunstancia vivida por un particular en su casa, donde disponer o no de conexión es relativamente poco importante, puede convertirse en un inconveniente grave para una empresa, pudiendo derivar en perdidas económicas. No todos los usuarios del famoso sistema operativo tienen los conocimientos suficientes como para deducir y solucionar “inmediatamente” la situación, y no todas las empresas cuentan con “informáticos” onsite que pueden resolver el problema, reduciendo el impacto en el negocio.

Aquí se plantea una disyuntiva importante pues por una parte es importantísimo tener el sistema operativo actualizado con los últimos parches, pero estos mismo parches pueden generar problemas colaterales, que de igual manera impactan económicamente en la empresa. Si, supongo que alguno habrá que proponga el uso de otros sistemas operativos libres, pero aseguro, por haberlo sufrido en mis propias carnes, que el problema existe de la misma manera.

En el caso del sistema operativo de la noticia mi recomendación es muy clara: Habilitar las actualizaciones automáticas, pero “selectivas” … “notificarme pero no descargar ni instalar nada”. ¿Evitamos con esto el problema? pues es obvio que no, pero al menos lo paliamos o minimizamos, pues de esta manera podremos asociar la instalación de un parche concreto con los problemas a raíz de su instalación.

Nota: Seguro que a muchos nos ha pasado/pasa por la cabeza la poca coordinación entre diferentes empresas a la hora de solucionar estos problemas, pero aseguro que si ya es difícil conocer internamente a que afecta un cambio en el código fuente de una aplicación más o menos grande, al llevarlo al entorno multifabricante se complica exponiencialmente.

Por lo que pueda pasar…

Una de las primeras cosas que se tienen que planificar cuando se instala un nuevo sistema informático (o se actualiza, o simplemente se usa) es cómo, cuándo y dónde se realizarán las COPIAS DE SEGURIDAD.

A este respecto es necesario planificar una estrategia de copias de seguridad que incluya:

  1. ¿ De qué hacer copia de seguridad ?
  2. ¿ Cuándo y con qué frecuencia realizar la copia ?
  3. ¿ Dispositivos de almacenamiento ?
  4. ¿ Cómo realizar la copia ?

En uno de los borradores que he escrito para este artículo intentaba justificar la importancia de realizar copias de seguridad, pero he creído mejor “pasar a la acción” pues la justificación es tan sencilla como que los datos de tu empresa son un activo más de la compañía y por ello se deben salvaguardar y proteger.

Iré por lo tanto al desarrollo de cada uno de los 4 puntos.

1. ¿ De qué hacer copia de seguridad ?

Obviamente toda la información que almacenamos en un ordenador no tiene la misma importancia. Si tuviéramos que “categorizar” la información que contiene un ordenador, de modo simplista, podríamos hacerlo de la siguiente forma:

  1. Sistema operativo
  2. Aplicaciones para cubrir diferentes funcionalidades y necesidades
  3. Datos generados con las aplicaciones que tenemos instaladas

Los 2 primeros puntos no son nuestro objetivo, pues deberíamos disponer de los originales desde donde realizamos en su momento la instalación, y lo más importante: en el 99% de los casos NO BASTA CON COPIAR LOS FICHEROS DE LAS APLICACIONES, pues normalmente estas aplicaciones requieren de operaciones de registro, etc …

Por lo tanto ya sabemos que tenemos que “SALVAGUARDAR”: LOS DATOS DE LAS APLICACIONES.

Dónde está ubicada esta información es otro tema, y depende fundamentalmente de la aplicación que usemos. Habitualmente las suites de Office (sea la que sea) suelen guardar por defecto sus ficheros/documentos en la carpeta “Mis documentos”. Ya tenemos un primer objetivo, esta carpeta que seguramente en el 90% de los casos contendrá las cartas a clientes que hemos escrito, las hojas de cálculo que hemos desarrollado, presentaciones preparadas a clientes, etc …

La diversidad de aplicaciones que usamos y su heterogeneidad hace que la parte más complicada sea localizar que carpeta (directorio) es el que contiene la información de nuestro programa de facturación, contabilidad, nuestro ERP, CRM, etc … y sobre todo, en cuál de los X ordenadores está almacenada (normalmente estarán en el que denominemos “servidor”, el que primero haya que encender para que el resto funcione <Esto en pequeñas empresas>). Tanto para localizar el ordenador como el/los directorios necesitamos contactar con el proveedor que nos instaló cada una de las diferentes aplicaciones para que nos facilite estos datos. Algunas aplicaciones poseen una utilidad para hacer una copia de seguridad de los datos con los que trabajan, por lo tanto una opción en este caso es crear una subcarpeta en “Mis documentos” y almacenar allí estas copias de seguridad. De esta manera haciendo copia de esta carpeta, tendremos todo salvaguardado.

2. ¿ Cuándo y con qué frecuencia realizar la copia ?

Para este punto se pueden seguir diferentes estrategias, pero yo habitualmente recomiendo una frecuencia de mínimo 3 copias, al comienzo de la semana y un par de días intermedios. Si el volumen de información es bajo, y por lo tanto el tiempo requerido poco, podría realizarse una copia diaria.

El momento en el que tenemos que realizar la copia debe cumplir con los siguientes requisitos:

  1. No impactar en el día a día, en la producción
  2. No estar ejecutándose ninguna de las aplicaciones que tratan datos (En ocasiones el sistema operativo puede no permite “leer” ficheros abiertos por las aplicaciones y la copia puede fallar.)

El medio día es un momento habitualmente bueno para estos procesos, aunque hay que conocer si existen otros procesos (réplicas, actualizaciones, etc…) que también lo aprovechan, pues no debemos hacerlos coincidir.

3. ¿ Dispositivos de almacenamiento ?

Aquí el abanico de posibilidades es amplio. Desde almacenamiento en “Internet” hasta los más variopintos medios de almacenamiento que en la actualidad hay en el mercado.

A mi personalmente la opción de almacenamiento en Internet no es la que más me gusta, y menos si la copia no esta encriptada, protegida con una contraseña fuerte, o algo que haga sólo útil dicha información para nosotros, poseedores de la forma de hacerla inteligible. Cuidado con esto que es como dejar tu libro de contabilidad en una librería a disposición de quien quiera “informarse” de lo que pasa en tu empresa.

Nos centramos en las copias realizadas en dispositivos de almacenamiento “conectables físicamente” a nuestros ordenadores. Al igual que pasaba con la localización de los directorios donde residen los datos de las aplicaciones, necesitaremos conocer que tamaño en Mb/Gb tiene esa información, pues ello nos condicionará el medio de almacenamiento a utilizar.

Algunos tamaños y dispositivos son:

  • CD/RW -> 700Mb
  • DVD/RW -> 4,7 Gb (+- 4700 Mb)
  • Discos duros externos -> amplia variedad de tamaños
  • Unidades específicas de backup -> en función del fabricante, amplia variedad de tamaños
  • Disquetes 3 1/2 -> … mejor no

Es importante en este punto destacar que cada una de las X copias semanales se deben realizar en medios de almacenamiento diferentes. Es decir, si uso DVD/RW (importante lo de RW para poder reescribir) tendré un DVD diferente para cada copia, de forma que al final tendré X copias disponibles por si alguna de ellas se generó con errores.

4. ¿ Cómo realizar la copia ?

Este punto lo podemos ver desde dos ópticas diferentes:

  • Que mecanismo utilizaremos
  • Copias completas o incrementales

El mecanismo a utilizar es de suma importancia pues de ello depende la calidad de las copias de seguridad. Se pueden realizar a mano (cosa que no recomiendo) copiando el/los directorios al dispositivo de almacenamiento seleccionado, pero lo suyo es utilizar alguna de las muchas aplicaciones desarrolladas para estos menesteres. Algunos de los dispositivos de almacenamiento, como ciertas marcas de discos duros externos, tienen integradas utilidades para automatizar esta tarea. De las que yo he evaluado y podido ver como funcionan me quedo con estas dos: Vembu Storegrid (tienen diferentes versiones, pero con la edición Free es más que suficiente para una PYME), y AllWaySync (Con diferentes versiones también). Personalmente uso Allwaysync pues en mi caso tan sólo me interesa “sincronizar” mis datos en un disco duro externo, y esta compañía dispone de una versión pensada para ello.

Del último punto, copias completas o incrementales decir que ambos métodos son perfectamente compatibles, pues podemos utilizar la copia completa para la última copia de la semana y el resto incrementales (solo actualizarán las diferencias.

Y para finalizar, ¿ cómo nos acordamos de realizar la copia ? Casi todas las aplicaciones dedicadas a hacer Backup de información disponen de opciones para que dichas copias se lancen automáticamente según la frecuencia definida, aun así si no disponen de esta opción siempre podremos usar el programador de tareas del sistema operativo.

Resumiendo, ES DE SUMA IMPORTANCIA TENER COPIAS DE NUESTRA INFORMACIÓN POR LO QUE PUEDA PASAR.

No hay problema, ya pagarás…

Una de las prácticas que usan muchos fabricantes de software, de todo tipo, desde pequeños a grandes, desde los que fabrican software “final” (Ej. ERP’s) hasta los que fabrican software base (Ej. Servidores de aplicaciones) es “dejar usar su producto” sin ejercer mucha presión por el pago, hasta que saben que su producto se ha hecho, de alguna manera, “imprescindible” para el cliente.

No sé hasta que punto esto es lícito, desde mi punto de vista no lo es mucho, pero que se hace … de ello doy fe. Supongo que entrará dentro del modelo de negocio de estas compañías, y que asumirán las primeras “perdidas“, como gasto de marketing, pues realmente el echo es que es eso, marketing para dar a conocer el producto.

Entonces, ¿ quién tiene la culpa en estas situaciones ? ¿ el fabricante ? ¿ el cliente ? Esta claro que un responsable muy evidente es el fabricante, pero claramente su interés principal cuando se abre una “nueva cuenta” no es cobrar “ya”, sino más bien dar a conocer el producto y “meterlo” a toda costa en el cliente. El cliente, evidentemente, mientras pueda retrasar el pago, sin intereses añadidos, lo va a hacer.

En organizaciones pequeñas estas situaciones suelen estar algo más sobre control, pero en grandes organizaciones el problema se agrava pues es típico que quien decide introducir el producto, no sea la persona/personas que posteriormente lo van a utilizar, y estos últimos suelen tener escasa información, cuando no es nula, sobre los “temas económicos” relacionados con los productos.

El problema tiene un fácil solución … acordar siempre antes de usar “productos prestados para prueba”, licencias temporales, etc, el precio y el momento de pago. Esto hará que las sorpresas sean menores y menos dolorosas.

Offshoring

Cada vez estoy más convencido de que esto de la gestión, va por “tendencias”. Algún iluminado suelta el rumor que tal o cual cosa es “lo mejor de lo mejor”, y acto seguido los “Líderes” hacen caso cual corderitos al gurú del management que está de moda.

Offshoring (según Wikipedia):

outsourcing internacional es la relocalizacón de procesos de negocios de un país a otro, usualmente en busca de costos más bajos o mano de obra. Incluye procesos como producción, manufactura, servicios, e incluso innovación o investigación y desarrollo (I+D).

En los comienzos lo suyo era enviar todo lo que a nosotros nos cuesta hacer, a países como India, donde la mano de obra y los costes son mucho más reducidos que los nuestros, y por lo tanto reducimos costes “directos” del proyecto. Pero claro, nos dimos cuenta que no tenemos un nivel de Inglés lo suficientemente bueno como para “no tener problemas” y lo que se reducía por un lado, lo gastábamos en “costes de control”, Overrun, etc … Vimos la luz. Lo suyo es que se haga en un país de lengua hispana y con unos costes al menos muy similares a los de países como India. Bueno en TI no son tan buenos como los primeros, pero … A ver que vemos por el mapa….. Venga a este que además es de los menos conflictivos de la zona, a pesar de tener sus problemas (corralito, etc….). Y allí es donde van muchas de las grandes, o al menos donde recomiendan ir a sus proveedores, para reducir costes.

El tema es: es efectivo este tipo de procesos para cualquier tipo de proyecto (relacionado con TI) ?  Mi respuesta es que depende del tipo de proyecto y de las expectativas de reducción de costes.

No es lo mismo encargar un desarrollo que gestionar un entorno. Ya lo decía un famoso cantante, No es lo mismo. Si bien en el primer caso está claro (o debería estarlo por la documentación a entregar antes del arranque) lo que se ha de esperar, en el segundo no lo esta tanto. Si, que si SLA, KPI, y demás siglas, pero al final se va solucionando lo que va ocurriendo en el día a día, que por cierto no coincide en sus horas de oficina.

Si ya es complejo solucionar problemas en la distancia (también es verdad que no todos requieren de proximidad) se le añade el hecho de que para cubrir con las expectativas de reducción de costes, se tiene, al menos, la tentación de contratar a personal muy poco cualificado, y sin experiencia (“juniors”), a los que por lo que cobran les va a dar igual ser ingeniero de sistemas, que dependiente de hamburguesería. El grado de rotación es muy alto, y la calidad del servicio muy baja. Pero claro al gurú de moda, que en la mayoría de los casos llega, hace “la consultoría” y se va, los problemas posteriores no le importan, o si … pero eso ya es otra factura diferente.

Controla tus finanzas, Money Manager EX

Algo que deberíamos hacer todos de manera continuada, para controlar cuanto y en que nos gastamos el dinero, es llevar un control y “presupuestar” mensual y anualmente nuestra actividad económica.

Si, es un castigo y una labor tediosa, pero necesaria si queremos saber donde podemos recortar, que gastos podemos suprimir, y algo muy importante, ver el total anual de cada gasto, pues a veces nos puede sorprender este dato, que mensualmente puede quedar disfrazado (ej. gasto de la linea de teléfono, cuando únicamente la usamos para poder acceder a Internet).

Después de dar muchas vueltas, hacer y rehacer hojas de calculo, y mil y un intento más, dí hace unos meses con esta aplicación “Money Manager Ex“. Existen en el mercado muchas y muy variadas, y casi todas las he probado, pero decidí quedarme con esta por su sencillez y efectividad.

Las características que hicieron inclinar la balanza por este producto, fue la posibilidad de:

– Llevar la aplicación en una “llave USB”

– Posibilidad de encriptar la BBDD de manera que si no proporcionas la clave correcta, ni el propio software podrá mostrarte información.

El resto de aplicaciones requerían de una instalación y uso en un determinado PC, no recuerdo ahora mismo ninguna en la que no fuese así. Esto, aunque puede parecer algo nimio, desde mi punto de vista no lo es. Una de las razones por las que se hace tedioso llevar estos controles, es precisamente que necesitas “acumular” operaciones y sentarte en un momento determinado frente al ordenador donde está instalada la aplicación y actualizar tus cuentas. Para mi es una ventaja enorme, poder actualizarlo cuando tengo un momento, independientemente de donde esté.

La aplicación está disponible en castellano, aunque no la traducción de los conceptos que internamente maneja, uno de los pocos fallos que se le pueden achacar . Entrando en el terreno de las funcionalidades que aporta, mencionaré entre otras:

– Maneja múltiples cuentas para la misma base de datos, y múltiples bases de datos.
– Maneja, en principio, cualquier tipo de cuenta (ahorro, crédito, etc…)
– Maneja cartera de acciones y de activos
– Multimoneda
– Vista global de todas tus cuentas y balance general
– Programación de operaciones frecuentes y en función de esta:
– “Alertas de operaciones que ocurrirán en un horizonte temporal de 15 días
– Creación de un presupuesto anual, automático.
– Muchos y variados informes prediseñados, y posibilidad de confeccionar nuevos (si sabes SQL).

En general, esta aplicación cubre en torno a un 95% de todos los requisitos que a un software de este tipo se le podría pedir, y creo que hay pocas funcionalidades no utilizables que estén incorporadas.

Cuando arrancamos la aplicación, esta recuerda cual fue la última base de datos abierta y es la que usará en esa sesión. Las bases de datos las podemos crear bien en modo encriptado o en modo normal. En el primer caso, antes de presentar ninguna información, solicitará la password con la que encriptamos la base de datos.

Una vez indicada la base de datos nos presenta una pantalla como esta (son las pantallas en Inglés de l a website del autor):

Pantalla principal

En esta primera pantalla se nos presenta, a la izquierda un árbol con todas las cuentas, presupuestos e informes disponibles, y en la zona principal un resumen del estado de todas las cuentas (Cuentas, inversiones y activos), un resumen gráfico de gastos e ingresos del mes en curso, el Top de las transacciones realizadas en los últimos 30 días y un listado de las “próximas transacciones” (no visible en esta pantalla). A partir de aquí podemos comenzar a jugar con las diferentes opciones.

La creación de una nueva cuenta, es un juego de niños, permitiendo, entre otros datos, guardar claves de acceso (algo que no recomiendo, aunque usemos la opción de base de datos encriptada). Una vez hemos creado las diferentes cuentas, inversiones y activos, podemos configurar las transacciones periódicas, algo que creo necesario para poder sacarle mayor partido a la aplicación.

Si decidimos registrar estas transacciones periódicas, obtendremos de manera automática un presupuesto anual, con el que podremos conocer:

– Si los ingresos serán suficientes para todos nuestros gastos.

– Cobros y pagos realizados y como se han desviado de lo presupuestado.

Esto creo que es muy importante, pues nos permitirá corregir “anomalías” tanto a la hora de confeccionar las transacciones periódicas como detectar posibles faltas de liquidez.

Resumiendo: un 9 sobre 10. (nada es perfecto en esta vida)

Llegó la jubilación

No, no, la mia no, ojalá!!! pero aún me quedan algunos años para esto.

Llego la jubilación de mi actual PC. Sinceramente firmaría ahora mismo donde fuese, porque el nuevo me dure como mínimo lo mismo que este que ahora retiro, 9 años y pico!!! Tiempo en el que aseguro que ha sido usado para casi todo, desde desarrollo al principio hasta pasar semanas enteras encendido “conectado a Internet” … su uso más haitual. La verdad es que me funcionaba bien. Entonces por qué lo cambias? porque últimamente me he dado cuenta que me pasaba más tiempo esperando, que ejecutando aplicaciones, y si encima se trataba de mover vídeo … lo último 1 día y medio para pasar un documental de dvix a formato DVD.

El lunes, cuando fui a comprar los nuevos componentes (hay parte que mantengo) me sentí completamente un “novato” y/o desfasado. La mitad de la terminología que yo usaba cuando compre el que ahora retiro, al vendedor ni le sonaba!!! Por supuesto tuve que enterarme antes de “como pedir un procesador” y cuales son los disponibles hoy en día, sobre todo para no sentirme “mayor”. Es que había términos que yo creo que el chaval que me atendió sólo había oído a sus “mayores”!!! En fin.

Buscando información acerca del tiempo de vida medio de un pc, he encontrado este enlace
, que dice que la vida media de un PC para “trabajo” es de 3-4 años, siendo 5 para uso doméstico.

En mi caso, creo que está más que justificada la inversión que hice, pues casi he duplicado el tiempo de vida “estimado” para estos aparatos. Esto me hace consciente de:

1.-Como han bajado los precios de estos aparatos, el equivalente de los componentes del PC que retiro con los que he comprado ahora son de unos 400€ (más o menos) a unos 140€. El primer dato es aproximado.

2.-Realmente es necesario cambiar de PC con tanta frecuencia como indican esos estudios? Me refiero, se cambia por que se “rompe” o porque no dan más de sí?

Con respecto a esta segunda pregunta, intuyo que la respuesta es más bien que no se “rompen” tanto.

Si vemos este mismo aspecto desde el punto de vista de la empresa, lo podemos afrontar de 2 formas:

a.- Comprar, amortizar y estirar al máximo el tiempo de uso de los mismo

b.- Renting de ordenadores (renting tecnológico).

Con respecto al punto a), no es fácil encontrar información actualizada (por aquello del cambio del PGC reciente) al respecto. Copio aquí el ejemplo concreto que he encontrado en un software gratuito (fabricante del cual no percibo ingresos!!):

Ejemplo de cómo calcular los límites en años y en porcentaje.

Imagine que ha localizado en las tablas el elemento “Equipos para procesos de información”; verá que tiene un coeficiente máximo del 25 % y un período máximo de 8 años.

1.- Si quiere saber los límites en porcentaje entre los que se puede amortizar haga:
100 / 8 años = 12.5 % es el porcentaje mínimo en que puede amortizar. El máximo lo da la tabla y es el 25 %. Por tanto, puede amortizar el porcentaje que desee entre el 12.5% y el 25%.

2.- Si quiere los límites en años entre los que se puede amortizar haga:
100 / 25 % = 4 años es el número de años mínimo en el que puede amortizar. El máximo lo da la tabla y es de 8 años. Por tanto, podrá amortizar su ordenador a lo largo de un periodo comprendido entre 4 y 8 años (es decir, en 4, 5, 6, 7 ó 8 años).

Resumiendo: un PC comprado a un precio de 600€ (de media) podremos amortizarlo un máximo de 150€ y entre 4 y 8 años, que por lo que se comenta más arriba, casi que se debería hacer en 4.

Esta opción implica que cada cierto tiempo, nos veremos obligados a renovar COMPRANDO nuevos ordenadores, y a comenzar con el ciclo de nuevo.

En cuanto a la opción b), el renting que se pagaría por 5 equipos dependiendo de la configuración de los mismos estaría comprendido entre 115€+Iva y 195€+Iva. No voy a hacer publicidad, pero en la primera página de resultados de la búsqueda se llega a una de estas empresas. El renting al ser un alquiler es un gasto fiscálmente deducible. Los PC nunca serán nuestros, pero tampoco tendremos que preocuparnos por que se “rompan”, su verdadero propietario es el responsable de su reposición inmediata.

En España hay numerosas empresas y entidades financieras que ofrecen este tipo de productos, si es rentable o no, es cuestión de casos particulares, pero en general si lo es, de echo la evolución de las ventas de este producto lo demuestra.

Hola, quería una “hoja güe” para internet.

El otro día recibía la llamada de alguien preguntándome si:

1. Es caro 300€ bimensuales por “posicionamiento de la WEB”?.

2. Opinión acerca de “la Web”, no de internet entera, solo del WebSite de una compañía. 😉

Mis respuestas, fueron:

1. Si, es caro.

2. La “güeb” muy bonita, pero poco útil.

Todo lo relacionado con la empresa y sus inversiones tiene una (o varias) formas objetivas de medirse (VAN,TIR,ROI, …) pero hay una que en este caso es elemental:

– Cuantos clientes nuevos has obtenido desde que estas invirtiendo x€ en tu WebSite?

Esto mismo se lo pregunté a mi interlocutor y la respuesta fue: Ni idea.

Obviamente invertir 150 euros mensuales, sin conocer como impacta en tu negocio, es un desperdicio de dinero, una inversión nefasta. Pero tan mala es la idea de realizare esa inversión, como malo es el servicio prestado. Me explico. Es obvio que cuando se contrata a una empresa especializada en SEO, SEM, posicionamiento en Internet, etc, se hace o bien porque no se tiene tiempo, pero eres consciente de lo que tienen que hacer y que has de esperar, o bien porque como en el caso del 80% de las empresas, sobre todo las pymes, lo has escuchado en alguna conversación, por azar han contactado contigo, o cualquier otra circunstancia fortuita y que el empresario/responsable de la inversión jamás hubiera tenido en cuenta, por lo que quien presta el servicio debería dar un valor añadido, explicando que, como, cuando y los resultados que se obtendrán/obtenidos por sus servicios, medidos objetivamente. Creo que esto es algo bastante común, y como en todos los sectores existen “PIRATAS” que lo único que buscan es maximizar el beneficio, minimizando el tiempo dedicado … claro, eso es lo que persiguen todas las compañías no??, si pero con un poquito de ética y sin llevar el concepto a los extremos.

El segundo punto es más de lo mismo, pero por parte de otra empresa. En este caso no se trata de posicionamiento, sino de la web corporativa. Siempre que sale el tema en alguna conversación lo repito hasta la saciedad, basar toda tu web en “un FLASH” no es buena idea. No lo es simplemente porque estás auto-obligándote a contratar empresas del tipo descrito en el párrafo anterior (claro, preferiblemente del tipo “no pirata”) para que los principales buscadores puedan conocer a que te dedicas y que ofreces. En el caso que comento, la página principal, la que “ven” y usan para indexar los buscadores no contiene otra información que no sea la estrictamente necesaria para invocar al objeto FLASH, Por no tener, no tiene ni “Title”… El diseño, precioso, llamativo, animaciones por aquí, animaciones por allí, tirabuzón a la entrada y doble pirueta hacia atrás a la salida, pero “metainformación” válida y que ahorre o reduzca inversiones posteriores … 0. De nuevo, creo que no se trata simplemente de “hacer lo que te piden”, se trata de aportar valor añadido y orientar al cliente sobre un tema en el que se supone la empresa proveedora es experta.

Moraleja, cuidado a quien se contrata, busca referencias, trabajos anteriores, opiniones de terceros sobre como y que hacer, consulta a más de un proveedor, no sólo por negociar el coste, sino por ver cual de ellos “añade valor” a tu necesidad, y sobre todo pide información objetiva y medible sobre los resultados que se van a obtener.

¡Hola mundo!

Ya que es la primera entrada que crea automáticamente WordPress, y como por “defecto” profesional cada vez que se hace el primer “programa” en algún lenguaje o con alguna tecnología nueva se suele probar con esto … aquí está mi “hello word!”.

😉

No sé por cuanto tiempo y con que frecuencia, pero aquí comienza esta historia.