La crisis esta haciendo estragos … incluso en el ingenio de los propietarios de empresas familiares.

Hace poco alguien me hablaba de una conversación con el responsable de la PYME familiar en la que trabaja, en busque de la optimización de “costes”.

Responsable:

La crisis nos esta haciendo daño y tenemos que reducir costes, así que prepara, por favor, un comunicado para que todos los empleados sepan como colaborar. Para ello he estado analizando las llamadas de teléfono fijo que hacemos y me doy cuenta que hay llamadas de mas de 30 minutos ….

Empleado:

Pero hablas de teléfono fijo?

Responsable:

Si.

Empleado,

Pero si tenemos tarifa plana para las llamadas del teléfono fijo?

Responsable:

Ya, pero nos cobrarán más cuento más duren las llamadas!

Empleado:

Bueno una tarifa plana es una tarifa plana y por lo tanto nos cobran lo mismo si la llamada dura 5 minutos o 30…

…………. (Cara de “Vaya pues tiene razón”) …

Responsable:

Bueno, entonces se pierde mucho tiempo en esas llamadas ..

Buena excusa esta última!!!

Continuando con la misma conversación y como una más de las medidas a seguir:

Responsable:

Otra medida que se me ha ocurrido es que aprovechemos las llamadas de los clientes, para una vez resuelta la cuestión por la que el cliente llamó, ponerle en espera y preguntar a todos los compañeros si hay algo que tratar con el cliente en cuestión, y si es así, pasar la llamada a cada compañero que lo necesite. (Escucho cuando se le decía que tienen tarifa plana en las llamadas?)

Me da la sensación de que en muchas ocasiones se aprovechan las circunstancias para, camuflado de medidas anticrisis (en esta ocasión) se intenta controlar, en exceso, a los empleados. Falta de autoconfianza? Es que este responsable, si fuese empleado, haría lo que sospecha de sus empleados? Desde luego esas medidas son de todo menos motivadoras.

Un comentario en “Soluciones para la crisis (en una empresa “familiar”)

  1. Pingback: Tweets that mention Soluciones para la crisis (en una empresa “familiar”) | Histo-Piniones -- Topsy.com

Deja un comentario