Deslocalización Industrial (en Wikipedia):

Se llama deslocalización al movimiento que realizan algunas empresas, generalmente multinacionales,que trasladan sus centros de trabajo en países desarrollados a países con menores costes para ellos, generalmente del Tercer Mundo.

La deslocalización es uno de los problemas y oportunidades causados por la globalización económica.

Que triunfen en la economía global no beneficia en absoluto a los trabajadores y las trabajadoras del país. A los ganadores del sistema les importa poco el bien común de países, naciones o comunidades. Ni en su país de origen, ni en los países donde trabajan tienen como misión generar puestos de trabajo estables, ni fortalecer las redes de pequeñas empresas, ni reforzar los mercados locales, ni hacer respetar los derechos laborales y humanos más básicos. Su misión es el generar dinero y crecer, y las personas constituyen una de las materias primas necesarias para ello.

( Vaya, por el último párrafo, denoto que el que lo ha escrito no está muy de acuerdo con la idea.)

Ayer, día en el que se publicó un artículo mio en RRHHDigital.com (Certificaciones personales, o como ser más competitivo), coincidió que estuvimos cenando en casa con unos amigos que trabajan en una fábrica de producción de material eléctrico (debe ser de las pocas que produzcan en España, y más aún de material eléctrico!!) que, como viene siendo habitual, están pasando por momentos complicados y con la espada de Damocles sobre su cabeza, puesto que la empresa (extranjera) que compró a esta empresa de origen Español, está pensando en llevarse la producción a China, una deslocalización industrial en toda regla.

Lo que discutíamos ayer es como hacer entender a la dirección de la empresa compradora (que por cierto es una empresa del sector que ha hecho una integración vertical) que no deben llevarse la producción, que desde siempre ha estado en España, a China. Hay que decir que esta empresa compradora, dentro de la cadena “vertical” se encarga de la distribución, habiendo comprado a la empresa Española, por ser esta su mayor proveedor.

Teniendo esto último en mente, es fácil comprender que lo que a estos nuevos dueños les interesa es seguir vendiendo todo lo que vendían antes y más, pero reduciendo los costes al máximo, y como ahora son también los dueños del fabricante, pueden aumentar su margen (el de distribución) si reducen el coste en la empresa fabricante. Y para esto, ¿qué es lo más sencillo y común? Efectivamente, deslocalizar la producción a países con mano de obra mucho más barata que España.

Los argumentos que se nos ocurrieron, obviamente, fueron de lo más inocentes, porque poco se puede hacer ante la diferencia en coste, si se pretende mantener la estructura de trabajadores y salarios. Que si “ay payos que no sus lo llevéis que tenemos churumbeles que dal di comé“, que si como os lo llevéis nos ponemos en huelga (claro, esto no es muy efectivo, casi es lo que les viene bien, de todas formas no iban a tener trabajo…), que si os lo lleváis pero no vale fabricar con la misma calidad que nosotros aquí, que si si lo fabricáis allí, no se pueden vender en Europa, etc … Como se puede ver argumentos de peso (si se te ocurre alguno, bienvenido es!!).

Está claro que lo único que nos puede dar una ventaja competitiva a los países “desarrollados”, y obviamente no es algo nuevo, es optar por la mejora de la calidad, el i+d+i, etc .. y aún así debemos andarnos con mucho cuidado, que ya tenemos ejemplos en los que la globalización ha tenido que ser “retocada” para que no se alteren los “equilibrios”, como ejemplo el de la importación limitada de vehículos asiáticos a Europa y la obligación para las marcas asiáticas de fabricar un número determinado de unidades en la UE.

Un comentario en “Producción y deslocalización industrial

  1. Pingback: La clase rentista. Una gran losa sobre la economía española | REALIDADECONOMICA.ES

Deja un comentario