La verdad no sé por qué me sorprendo de sorprenderme, cada vez que viajo fuera de España a un país de los denominados “en vías de desarrollo”.

Ayer, mientras recorríamos unos 300 Kms en algo más de 6 horas y por carretera asfaltada, no de “Ripio”, pasamos por algunos pueblos, por llamarlos de alguna manera (pues nada tienen que ver con lo que en España conocemos como tal, o al menos no con lo que en la mente de un Español se visualiza al decir pueblo), y me sorprendió (de nuevo) la distancia que hay entre la forma de vida de las personas que en ellos viven y la mía. Nada que ver.

Está claro que para que haya ricos tiene que haber pobres, para que haya calor tiene que haber frio, pero no puedo evitar sentirme, en cierto modo, privilegiado de nacer donde he nacido y vivir como vivo, por muchos problemas y crisis que en nuestro entorno sintamos o nos hagan sentir. Esos que nos “metieron” en “la crisis” y que ahora no saben como manejarla y sacarnos de ella, deberían vivir sólo unos días en uno de esos “pueblos”, quizá se les pasaría la tontería al instante…

En fin, unas fotos para recrearse…

2 Comentarios en “Las diferencias “planetarias”

  1. Hola Ricardo,
    muy buen comentario. No obstante te dejo algo más para recapacitar. En un viaje que hice en Bolivia, en el lago Titicaca, en una isla un hombre del lugar nos explicaba su forma de vida, se alimentan del lago, cultivan coca y la usan para las infusiones, para la medicina, y los mayores tienen largas charlas de reflexión por las tardes. Los más jóvenes cuidan las ovejas y las yamas.

    También nos contó una historia, que la coca se la habían dado los dioses y les habían dicho que no la compartieran. Pero la compartieron, a partir de ahí, hay visitantes, problemas con las cocechas, envidias, unos que piden que se deje de sembrar, otros que la pasan de contrabando.

    El hombre explicaba que sus vidas eran felices, tranquilas y sin ninguna complicación. Para reflexionar, ¿diríamos que es pobre? ¿Quizá somos más pobres nosotros? Yo definitivamente paso menos tiempo con mis hijas del que pasan ellos, no reflexiono con mis amigos como tal vez quisiera, ni tengo tiempo para relajarme. Es algo en qué pensar.

  2. Hola Marlon,

    Tienes toda la razón. Hay una frase que lo resume todo y que me gusta mucho:

    “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.”

    Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario