No soy demasiado “político” en el sentido de sentirme con fuerzas como para ni siquiera pensar en pertenecer a esa clase, pero anoche mientras hacía zaping entre los “taitantos” canales de la TDT, me paré en algunos de ellos, en los que se estaba tratando el tema de las elecciones europeas de este fin de semana (imagínate como era el panorama en el resto de canales, a ver si con esto de que no van a tener competencia pública mejoran) y me sorprendió el tener que buscar “la mosca” en la pantalla para saber si te trataba de un canal con tendencias de un bando o de otro. La opinión era unánime en cuanto al desgaste, deterioro y la necesidad de una introspección de la actual clase política.

Hasta ahora siempre me había excusado en que son todos iguales para no interesarme por estos temas, pero viendo y leyendo ciertas opiniones, creo que deberíamos concienciarnos de lo que con esa actitud nos jugamos. El no usar tu derecho al voto, aunque este se en blanco, le da vía libre a los que ahora nos “manipulan” a su antojo. Por eso, creo que este domingo ejerceré mi derecho al voto, aunque sólo sea por la típica excusa de los que lucharon por ese derecho y nunca lo tuvieron.

Volviendo a los programas de TV de anoche, creo que independientemente de la tendencia del canal, no se equivocan. La actual clase política Española y Europea debería tener más en cuenta la opinión que de ellos tiene el pueblo, que en definitiva es para quien TRABAJAN. Pero no, están más interesados en otros temas. Por ejemplo ¿ serías capaz de decir en que se basa cada una de las campañas de los 2 principales partidos españoles ? Sin embargo, ¿ podrías contestar a las siguientes preguntas ?

  • ¿ En que avión viaja Zapatero, actual presidente del gobierno Español ?
  • ¿ A que imputado por la Justicia Española apoya Rajoy ?

Estoy seguro que para estas 2 últimas preguntas darás la respuesta correcta. Pues este es el problema real. NO SE HABLA DE LO ESENCIAL, de lo que realmente puede solucionar o no los problemas del pueblo, se habla de lo accesorio y de individualidades, que por otra parte están bastante escasas de liderazgo.

Una pena, y lo peor es que no hacemos nada por cambiarlo. En este tipo de momentos siempre me ronda una pregunta por la cabeza ¿ Qué pasaría si la participación fuese menor del 50% ? (la respuesta intuyo que es NADA).

Deja un comentario