Coca-Cola.

Esta empresa es, al parecer, el siguiente objetivo del Presidente de Venezuela a nacionalizar.

La verdad es que para las empresas extranjeras instaladas en Venezuela no debe ser muy cómodo oprerar en un entorno como el que su presidente esta creando. Y obviamente tampoco favorece mucho la inversión extranjera en el país. Vamos que si yo fuera Venezolano, me preocuparía el largo plazo, el cómo repercutirá estas acciones en el futuro del país.

Si bien el modelo económico de Occidente esta demostrando no ser “del todo bueno”, lo que no se puede dudar es de que cada vez más un país no puede vivir aislado, sin relaciones comerciales, ya no sólo con sus vecinos, si no con el resto del mundo. Queramos o no, las infraestructuras actuales de transporte y comunicaciones, hacen que todos estemos más cerca y que sea imprescindible “pensar en global” para el correcto desarrollo de los países.

Está claro que lo que este hombre pretende es “hacer suyo” el país, manejarlo y manipularlo a su antojo, como si realmente fuese una propiedad suya, cosa que poco a poco esta consiguiendo.

No hace falta que pregunte aquí si estarías dispuesto, como empresa extranjera, a crear delegaciones en este país, porque supongo que la respuesta será NO.

Deja un comentario