En el momento de escribir este post, el resultado del escrutinio en las elecciones de EEUU da como vencedor a Barack Obama.

Desde mi punto de vista representa cambios, no sólo en el color de la piel del inquilino de la Casa Blanca, algunos más profundos.

El más obvio, además de ámpliamente anunciado: El primer hombre de color que llega a ser presidente de USA. Además con la diferencia tan amplia que ha conseguido, hace pensar si realmente el racismo, oculto y el evidente, que existe en aquella sociedad ha dado un giro y ahora ya no es “lo más importante”, sino que el estado de deterioro que se vive a nivel global y en su caso a nivel local, ha tenido un mayor peso.

El cambio (al menos esperado) en la tendencia en las relaciones internacionales, siendo este nuevo presidente, al menos en los mítines, bastante más “sensato” que su predecesor.

Cierre de una etapa de “líderes” (por llamarlos de alguna forma) que en conjunto han demostrado haber dejado un pésimo legado para la historia de la humanidad. Si, vaya 3 patas para un banco que se llegaron a juntar en un momento crítico de la historia. Gracias a Dios ninguno de los 3 está presente en la vida política de sus respectivos países, el último dejara hoy su cargo.

No son estos, obviamente los únicos cambios, aunque para mi si los más evidentes.

Esperemos que “el cambio” signifique una mejora a nivel mundial. Creo que todos lo deseamos.

P.D.: ¿ Dejará ya Zapatero de llorar por no estar ? ¿ El nuevo inquilino le invitará ?

Deja un comentario