Quienes no deberíamos de dejar de sorprendernos por algunas declaraciones, somos las “personas de a pie”, las que nos ha tocado el “role” de marioneta en esta vida.

No, no hablo de las declaraciones de nuestro “ilustre” ex-presidente (el Sr. Aznar) que cada vez que hace una “se le mal interpreta”, el no quería decir lo que dijo, bueno lo que no quería es que se el interpretase de esa manera … no, no me refiero a este personaje, esta vez la sorpresa viene por las siguientes declaraciones de Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal Estadounidense, y me temo que por las declaraciones que el mismo hace, en gran medida responsable de lo que hoy estamos sufriendo todos. (La noticia aquí y aquí).

El ex responsable de la supervisión de la banca y de la política monetaria tuvo que admitir, en el turno de preguntas al demócrata Henry Waxman, que ha encontrado ‘imperfecciones’ en un sistema que durante 40 años ‘ha mostrado considerables evidencias de que funcionaba excepcionalmente bien’.

Greenspan dijo que el error o imperfección del sistema que le ha dejado estupefacto es que se ha demostrado ‘que las instituciones de préstamos no han cuidado del interés de sus accionistas’.

Reconoció que estuvo “parcialmente” equivocado cuando apostó por la desregulación.

Por su parte, Cox reconoció que los responsables gubernamentales por la vigilancia y regulación de los mercados financieros cometieron “errores fatales” que han llevado el sistema financiero global al borde del caos.

La verdad es que ambos artículos tienen un repertorio importante de perlas en declaraciones de este personaje.

Yo a este señor le preguntaría en cuanto aumentó su riqueza en el periodo en el que estuvo en el cargo, sin tener en cuenta los (seguro) desproporcionados ingresos que el propio cargo le produjo.

A mi esto me hace reflexionar y pensar si realmente hacemos bien en confiar todas las decisiones que afectan a 6.727.216.853 de personas (población estimada a 1 de octubre de 2.008) en unas pocas cabezas, que además en la mayor parte de los casos, dudo que pasaran un examen psicológico sin que se les detectara algún problema (el mejor ejemplo el actual presidente de EEUU). Difícil solución.

Deja un comentario