Para que vamos a engañarnos, que estamos en un momento a nivel global muy, muy crítico, no es nada que a estas alturas tenga que sorprendernos.

También es cierto que en estás situaciones lo peor que se puede hacer es adoptar una actitud alarmista, pues se entra en una espiral de la que es muy difícil salir, cosa que por otro lado, creo que es precisamente lo que está ocurriendo.

El origen de toda esta crisis global es el sector financiero, más concrétamente el sector financiero de USA (que a su vez tiene otro origen!!). En Europa al final nos hemos vistos inducidos por los problemas del otro lado del charco (vale, no es exactamente así, es algo más complejo) y todas las entidades financieras se han “cerrado”, provocando primero problemas a nivel de entidades (no se prestan dinero, algo fundamental para el buen funcionamiento de la maquinaria) y posteriormente, como es normal, estos han transcendido a nivel de los clientes (empresas y ciudadanos de a pie) con los problemas que todos conocemos. (Que esto se podía haber evitado es otra historia).

Mi percepción y la de algunas personas con las que he comentado el tema, alguno de ellos emprendedores, recién estrenados, es que lo que estamos viviendo es una “crisis psicológica”, que indudablemente afecta a todos los sectores y en concreto al sector de las TIC en gran medida.

Todas las grandes cuentas “clientes” están en proceso de optimización de costes (en muchos casos siendo este el único parámetro a tener en cuenta, olvidándose de otros tan importantes como la calidad) y ello hace que los proveedores de TIC tengan que buscar soluciones, en países emergentes como China.

Sobre el papel esto es lo que se ha hacer, reducir costes y aprovechar el tirón de los países emergentes. Pero ¿ realmente esto es una solución o tan sólo una forma de capear el temporal ?

Mis últimas vacaciones han sido en China, y entre otros lugares he tenido oportunidad de visitar algunas de las zonas donde se ha asentado la industria que ha dado y da de soporte a las empresas occidentales.

Algunas  reflexiones mías y puntualizaciones de personas del país:

  • Entre mayo y julio de este año, en la zona de mayor industrialización han cerrado 400 empresas. (Vaya aquí también ha llegado la crisis)
  • Una vez se les da el conocimiento de como producir, el coste de producir, puede aumentar de repente y te ves en la necesidad de buscar “otro productor”. ¿ Qué pasa después con la empresa que producía anteriormente y a la que se le ha dado el conocimiento ? Efectivamente, el origen de las “réplicas”.
  • Si actualmente son un país emergente en el que el coste es menor, cuando sean un país desarrollado, con precios y necesidades de países desarrollados, ¿ quién va ha ser la fábrica de occidente ?
  • Evidentemente además en un futuro, ya contarán con los conocimientos necesarios como para no depender de empresas occidentales.

La verdad es que el futuro no pinta demasiado bien en general para nuestro modelo económico, que como ya se empieza a oír, necesita de “ligeros retoques”.

¿ Final de un ciclo ?

Deja un comentario