La verdad es que no se por qué me sorprendo a estas alturas de mi vida de noticias como esta:

La banca cree que la vivienda es demasiado cara: así no se acabará con la sobreoferta

Pues no es eso precisamente lo que debían pensar hace muy poquitos meses cuando concedían cualquier cantidad, representando en muchos casos más del 100% del “valor tasado” (que esta es otra) de la vivienda, asumiendo un riesgo altísimo porque el aspirante a hipotecado iba a tener que dedicar más del 60% de su renta a pagar dicha hipoteca.

Claro, ahora tienen que encontrar alguna excusa para justificar el parón en la concesión de préstamos hipotecarios, porque ya se han llenado las arcas a base de bien y ahora ya no les “conviene”, por “la coyuntura”, ese negocio.

Desde mi punto de vista, este sector, el bancario, es uno de los que más ha ayudado a que lleguemos a la situación en la que nos encontramos ahora mismo (y si no, sólo hay que ver los problemas al otro lado del charco en EEUU, como abanderados de la situación). No les importó el riesgo que asumían, cegados por el negocio que el tirón inmobiliario les produjo, y no pensaron en el flaco favor que hacían y que se hacían a medio/largo plazo. Evidentemente, estos no son los únicos responsables, la lista es larga, muy larga …

Pues nada, si no tienes vivienda o si la tienes pero “necesitas” cambiarla, tendrás que esperar porque:

el ajuste del mercado, con la oferta en niveles similares a la demanda, “requerirá un periodo relativamente dilatado, no inferior según los expertos a los dos años”

Mientras tanto toca convivir con tu ex-pareja si te has separado/divorciado, hacer malabares para pagar la hipoteca de tu antigua vivienda a la vez que pagas la de la nueva, …. Y todo eso con mucho miedo de no ser despedido, por que claro, tu empresa ya no vende lo que vendía antes …

Como broche, una frase de la patronal bancaria:

La AEB indica que la situación actual “difícilmente puede achacarse exclusivamente a fallos del mercado”, sino que adicionalmente “se han cometido errores en el diseño de la política monetaria”, como tipos de interés más bajos durante demasiado tiempo, y en la “regulación y supervisión prudenciales”.

Deja un comentario