La semana pasada aparecía una noticia en varias publicaciones electrónicas (esta y esta por ejemplo) informando de un grave problema de seguridad que podía afectar globalmente a todos los usuarios de Internet. Entre otras cosas se decía que todas las empresas afectadas habían colaborado y que estaban sacando parches para solucionar el problema, Microsoft entre ellas.

Según he podido conocer por alguien muy cercano, la instalación del parche que Microsoft publicó para Windows XP, en conjunción con el uso del firewall (corta fuegos) ZoneAlarm, inhabilitó, en el caso de esta persona, el acceso a internet. Suerte que no es un “principiante” y relacionó la actualización del parche, con la perdida de acceso, también es verdad que comprobó que desde otro puesto si era posible acceder, por lo que descartó problemas en el proveedor de ADSL.

En este caso la desinstalación del parche (a través del icono en el panel de control de “agregar y quitar programas”) solucionó el inconveniente.

Hoy leo esto, que confirma y corrobora la experiencia sufrida por esta persona la semana pasada.

Esta circunstancia vivida por un particular en su casa, donde disponer o no de conexión es relativamente poco importante, puede convertirse en un inconveniente grave para una empresa, pudiendo derivar en perdidas económicas. No todos los usuarios del famoso sistema operativo tienen los conocimientos suficientes como para deducir y solucionar “inmediatamente” la situación, y no todas las empresas cuentan con “informáticos” onsite que pueden resolver el problema, reduciendo el impacto en el negocio.

Aquí se plantea una disyuntiva importante pues por una parte es importantísimo tener el sistema operativo actualizado con los últimos parches, pero estos mismo parches pueden generar problemas colaterales, que de igual manera impactan económicamente en la empresa. Si, supongo que alguno habrá que proponga el uso de otros sistemas operativos libres, pero aseguro, por haberlo sufrido en mis propias carnes, que el problema existe de la misma manera.

En el caso del sistema operativo de la noticia mi recomendación es muy clara: Habilitar las actualizaciones automáticas, pero “selectivas” … “notificarme pero no descargar ni instalar nada”. ¿Evitamos con esto el problema? pues es obvio que no, pero al menos lo paliamos o minimizamos, pues de esta manera podremos asociar la instalación de un parche concreto con los problemas a raíz de su instalación.

Nota: Seguro que a muchos nos ha pasado/pasa por la cabeza la poca coordinación entre diferentes empresas a la hora de solucionar estos problemas, pero aseguro que si ya es difícil conocer internamente a que afecta un cambio en el código fuente de una aplicación más o menos grande, al llevarlo al entorno multifabricante se complica exponiencialmente.

2 Comentarios en “Parches que “estropean”

  1. No sé si tiene que ver con el tema, pero ayer ORANGE, me envío un e-mail, en el cuál me decía que en la noche tenia que apagar mi descodificador para una actualización. Ufffffff, menos mal que se me olvido hacerlo………

  2. Pues seguro que tenía que ver con el “problema” de los DNS (todos los fabricantes de SW y HW han publicado parches) pero no con la actualización de Windows, que es la que ha provocado el problema que comento.

Deja un comentario