No, no, la mia no, ojalá!!! pero aún me quedan algunos años para esto.

Llego la jubilación de mi actual PC. Sinceramente firmaría ahora mismo donde fuese, porque el nuevo me dure como mínimo lo mismo que este que ahora retiro, 9 años y pico!!! Tiempo en el que aseguro que ha sido usado para casi todo, desde desarrollo al principio hasta pasar semanas enteras encendido “conectado a Internet” … su uso más haitual. La verdad es que me funcionaba bien. Entonces por qué lo cambias? porque últimamente me he dado cuenta que me pasaba más tiempo esperando, que ejecutando aplicaciones, y si encima se trataba de mover vídeo … lo último 1 día y medio para pasar un documental de dvix a formato DVD.

El lunes, cuando fui a comprar los nuevos componentes (hay parte que mantengo) me sentí completamente un “novato” y/o desfasado. La mitad de la terminología que yo usaba cuando compre el que ahora retiro, al vendedor ni le sonaba!!! Por supuesto tuve que enterarme antes de “como pedir un procesador” y cuales son los disponibles hoy en día, sobre todo para no sentirme “mayor”. Es que había términos que yo creo que el chaval que me atendió sólo había oído a sus “mayores”!!! En fin.

Buscando información acerca del tiempo de vida medio de un pc, he encontrado este enlace
, que dice que la vida media de un PC para “trabajo” es de 3-4 años, siendo 5 para uso doméstico.

En mi caso, creo que está más que justificada la inversión que hice, pues casi he duplicado el tiempo de vida “estimado” para estos aparatos. Esto me hace consciente de:

1.-Como han bajado los precios de estos aparatos, el equivalente de los componentes del PC que retiro con los que he comprado ahora son de unos 400€ (más o menos) a unos 140€. El primer dato es aproximado.

2.-Realmente es necesario cambiar de PC con tanta frecuencia como indican esos estudios? Me refiero, se cambia por que se “rompe” o porque no dan más de sí?

Con respecto a esta segunda pregunta, intuyo que la respuesta es más bien que no se “rompen” tanto.

Si vemos este mismo aspecto desde el punto de vista de la empresa, lo podemos afrontar de 2 formas:

a.- Comprar, amortizar y estirar al máximo el tiempo de uso de los mismo

b.- Renting de ordenadores (renting tecnológico).

Con respecto al punto a), no es fácil encontrar información actualizada (por aquello del cambio del PGC reciente) al respecto. Copio aquí el ejemplo concreto que he encontrado en un software gratuito (fabricante del cual no percibo ingresos!!):

Ejemplo de cómo calcular los límites en años y en porcentaje.

Imagine que ha localizado en las tablas el elemento “Equipos para procesos de información”; verá que tiene un coeficiente máximo del 25 % y un período máximo de 8 años.

1.- Si quiere saber los límites en porcentaje entre los que se puede amortizar haga:
100 / 8 años = 12.5 % es el porcentaje mínimo en que puede amortizar. El máximo lo da la tabla y es el 25 %. Por tanto, puede amortizar el porcentaje que desee entre el 12.5% y el 25%.

2.- Si quiere los límites en años entre los que se puede amortizar haga:
100 / 25 % = 4 años es el número de años mínimo en el que puede amortizar. El máximo lo da la tabla y es de 8 años. Por tanto, podrá amortizar su ordenador a lo largo de un periodo comprendido entre 4 y 8 años (es decir, en 4, 5, 6, 7 ó 8 años).

Resumiendo: un PC comprado a un precio de 600€ (de media) podremos amortizarlo un máximo de 150€ y entre 4 y 8 años, que por lo que se comenta más arriba, casi que se debería hacer en 4.

Esta opción implica que cada cierto tiempo, nos veremos obligados a renovar COMPRANDO nuevos ordenadores, y a comenzar con el ciclo de nuevo.

En cuanto a la opción b), el renting que se pagaría por 5 equipos dependiendo de la configuración de los mismos estaría comprendido entre 115€+Iva y 195€+Iva. No voy a hacer publicidad, pero en la primera página de resultados de la búsqueda se llega a una de estas empresas. El renting al ser un alquiler es un gasto fiscálmente deducible. Los PC nunca serán nuestros, pero tampoco tendremos que preocuparnos por que se “rompan”, su verdadero propietario es el responsable de su reposición inmediata.

En España hay numerosas empresas y entidades financieras que ofrecen este tipo de productos, si es rentable o no, es cuestión de casos particulares, pero en general si lo es, de echo la evolución de las ventas de este producto lo demuestra.

Deja un comentario